A Derogar El IVU/IVA En Los Bienes Raíces

Un mercado de vivienda saludable es fundamental para nuestra recuperación económica. Todos sabemos lo importante que es ser dueño de su propio hogar. Ser propietario de una vivienda ofrece estabilidad emocional, seguridad económica, protección.

Sin embargo, no siempre nos damos cuenta de lo importante que son la ventas y alquiler de propiedades para la economía de nuestra isla. Por ejemplo, la venta promedio de una propiedad en Puerto Rico genera más de $35,000 en actividad económica, procedentes de remodelaciones, ventas de enseres, muebles, costos de la mudanza y comisiones de la transaccion.

PARA QUE LA ECONOMÍA DE LA ISLA MEJORE, NECESITAMOS UN MERCADO DE VIVIENDA SALUDABLE.

Sin embargo, ahora enfrentamos nuevos y altos a impuestos de venta nuevos y altos impuestos no sólo en los artículos que compramos a diario, sino también los servicios profesionales que reciben aquellos consumidores que compran o alquilan una propiedad. Las familias puertorriqueñas están agobiadas por los excesivos impuestos de ventas.

Una encuesta realizada recientemente por la Puerto Rico Association of Realtors® refleja que el 86 por ciento de los puertorriqueños perciben, que los impuestos sobre las ventas en la isla son demasiado altos.

Estos nuevos impuestos sobre los servicios relacionados a los bienes raíces, tendrán un efecto devastador en el mercado de la vivienda. Este nuevo impuesto implica, que los consumidores tendrán que pagar más para comprar o vender una propiedad. Los precios serán inaccesibles para muchas familias, dando lugar a un menor número de ventas y a una carga adicional para la economía.

Por ejemplo, nuestra encuesta refleja que los costos de cierre para una adquirir casa de $200,000 se aumentarán en más de $1,700 en impuestos. De esta forma alrededor de 3,600 familias que actualmente cualifican para comprar este tipo de casas, ya no serían elegibles, debido a que a este nuevo impuesto, los cualificaría para un préstamo hipotecario. Esas 3,600 transacciones de viviendas se traducirían en $128 millones de dólares, se traducirían en una perdida económica para el país, como resultado de la imposición de dichos impuestos.

Ya es suficiente. Tenemos que dejarle saber nuestros legisladores, lo nocivo de estos impuestos y que hay que ponerle fin a los mismos. Estos nuevos impuestos harán que la compra, venta y alquiler venta de una casa.